esen

Consagración del hogar a Nuestra Señora de las Lajas

(Para rezarla una vez cada mes)  

Santísima Señora de Las Lajas que has sido constituida como

Auxiliadora de los cristianos y bendices y proteges las casas dónde está

expuesta y es honrada tu sagrada imagen: Te elegimos hoy para siempre por

señora y dueña de esta casa y te pedimos que te dignes demostrar en ella

tu poderoso auxilio, preservándola (lo) de las enfermedades, el fuego, del rayo,

las inundaciones, de los terremotos, de los ladrones, de las discordias

y de los peligros de la guerra. Bendice y protege a las personas que aquí habitan

y concédeles la paz, una gran fe, verdadero amor a Dios y al prójimo, paciencia

en las penas, esperanza en la vida eterna, felicidades en de trabajo, empleo

y estudio, y la gracia de evitar los malos ejemplos, del vicio, el pecado, la condenación eterna

y todas las demás desgracias y accidentes 

Oh Señora sin pecado concebida

ruega por nosotros que

recurrimos a ti

Ángelus

VEl Ángel del Señor 
lo anunció a María.
R
Y concibió por obra 
del Espíritu Santo.
   
  
Dios te salve, María… 
Santa María…

 

VHe aquí la humilde esclava 
del Señor.
R
Hágase en mí según 
tu palabra.

Dios te salve, María… 
Santa María…

 

Vy El Verbo de Dios se hizo carne.
R
Y vivió entre nosotros. 
    
 
Dios te salve, María…
Santa María…

 

V. Ruega por nosotros,
Santa Madre de Dios.
R.
 Para que seamos dignos 
de alcanzar las
    promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo.
  
Amén.

 

ORACIÓN: 

Infunde, Señor, tu gracia en nuestros corazones, para que, quienes hemos conocido por el anuncio del ángel, la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por los merecimientos de su Pasión y Muerte en cruz, seamos llevados a la gloria de la Resurrección. Por el mismo Cristo nuestro Señor.  Amén.

 

Oración a la virgen de las lajas

Madre nuestra de las Lajas, con la confianza mas grande y con el amor mas puro, llegamos a tus pies. Nosotros sabemos que, en la ternura de tu regazo, el afligido encuentra consuelo; el desvalido un auxilio; el enfermo alivio; el pobre mil esperanzas y perdón el pecador. Madre nuestra de las Lajas atiende los ruegos y plegarias que te dirigimos desde el fondo de nuestros corazones.

Guárdanos de los peligros, asístenos en las tribulaciones, socórrenos en nuestras necesidades, bendícenos y alcánzanos de tu santísimo hijo las gracias y bendiciones para llevar una vida buena y obtener una santa muerte. Amén.

 

Benedictus

lucas 1,68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, 
porque ha visitado y redimido a su pueblo, 
suscitándonos una fuerza de salvación 
en la casa de David, su siervo, 
según lo había predicho desde antiguo 
por la boca de sus santos profetas. 
Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos 
y de la mano de todos los que nos odian; 
realizando su misericordia 
que tuvo con nuestros padres, 
recordando su santa alianza 
y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán. 
Para concedernos que, libres de temor, 
arrancados de la mano de los enemigos, 
le sirvamos con santidad y justicia, 
en su presencia, todos nuestros días. 
Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, 
porque irás delante del Señor 
a preparar sus caminos, 
anunciando a su pueblo la salvación, 
el perdón de los pecados. 
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, 
nos visitará el sol que nace de lo alto, 
para iluminar a los que viven en tinieblas 
y en sombra de muerte, 
para guiar nuestros pasos 
por el camino de la paz.

Gloria al Padre…

 

 

Magníficat (Lc 1, 46-55)

proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

El hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes.

 A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre …