esen

Historia de la Virgen de las Lajas

María Mueses de Quiñónez: fue la protagonista de la aparición de la imagen de la virgen del Rosario de las Lajas. En el año 1754 María Mueses de Quiñónez popularmente conocida como “La Juana” descendiente de los caciques de Potosí, población distante a 3 Km. del Santuario, cuando por los peñascos abismales de las Lajas, María transitaba por aquel paraje solitaria, temerosa y aturdida; se refugió entonces en la cueva natural al margen del rio, impresionada de oír de las gentes que en dicho puente se aparecía el demonio, invoca el auxilio de la Virgen del Rosario siente entonces que alguien le toca en la espalda... vuelve asustada y nada ven sus ojos... se apodera de ella el sobresalto y sale presurosa.

APARICIÓN VIRGEN PIEDRA Copy

 Algunos días más tarde la Sra. Mueses regresa de Ipiales, llevando a sus espaldas su pequeña hija Rosa, sordo-muda de nacimiento y al llegar a la cueva se sentó a descansar, en un momento la niña le dice “mamita, vea esa mestiza que se ha despeñado con un mesticito en sus brazos y dos mestizos a los lados. María sorprendida estaba oyendo hablar por primera vez a su hijita, pero no veía nada de lo indicado, luego abandonaron el lugar y caminaron a Ipiales. En Ipiales informo de lo ocurrido a sus patrones de apellido Torresano, originarios de Pasto; estos no le creyeron cumplida su misión casera, retorna su camino hacia su casa de Potosí pasando por las Lajas, en el momento de pasar por el lugar de los acontecimientos María oye cuando Rosa le grita ¡Mamita la mestiza me llama!, colmada de sorpresa continuo con su hija el camino, ya de nuevo en Potosí María pensaba en lo acontecido, cuando se dio cuenta que Rosa había desaparecido de su casa, la busco ansiosa pero fue en vano.

Con la intuición que caracteriza siempre a las madres, corrió a darle alcance por el camino de los sucesos. Era verdad pues al llegar a la cueva encontró a su hija arrodillada al pie de la mestiza, jugando cariñosa y familiarmente con el rubio mesticito desprendido de los brazos de su Madre.

Este episodio paso inadvertido porque no le creían a la Sra. Mueses hasta que Rosa murió, María llevo el cadáver de su hija donde la virgen Mestiza y le pidió con la fe del carbonero, que resucite a Rosa. María más sorprendida que antes aviso en Ipiales a la familia Torresano, al cura y otras personas, fue cuando se organizó una peregrinación con gran cantidad de gente de Ipiales y se dirigieron a la gran cueva de roca, distante de unos 7 Km. Y vieron con emoción por primera vez a la virgen de las Lajas, tal como hoy la vemos, era el 15 de septiembre de 1.754 fecha en la cual se celebra todos los años su fiesta tradicional.

“Tomado, El constructor de Nariño No. 1 VII congreso de constructores”