esen

Construcción del Templo

El precioso santuario estilo gótico está edificado sobre el lugar del milagro en Guáitara, en los Andes colombianos, a 7 kms de la ciudad de Ipiales y 11 kms del puente de Rumichaca que une Colombia y Ecuador. Es un lugar de extraordinaria belleza escogido por la Madre para prodigar su amor. La Basílica también es una obra preciosa edificada sobre la pendiente del río. La imagen se encuentra en el punto central sobre el altar. Cada 16 de septiembre, fecha de su aparición, millares de peregrinos acuden al santuario para honrar la Virgen y rezar junto con ella.
Uno de los más populares benefactores del templo de las Lajas fue "el ciego Rivera", quien sin la luz de sus ojos recorrió campos, pueblos y ciudades mendigando dinero para comprar materiales con los cuales construirle el santuario a Nuestra Señora. Es el amor a la Madre que no repara en sacrificios con tal de poder levantarle un templo digno de tan Gran Benefactora. Nos podemos imaginar cómo le habrá recompensado Ella en la eternidad.
El arquitecto Espinoza la construyó con obreros que no sabían nada de construcción. Labradores campesinos a los cuales él tenía que enseñarles desde el modo como se hace una formaleta hasta la proporción en que hay que mezclar la arena y el cemento. Pero la buena voluntad pudo más que las dificultades que se presentaban. Y trabajando fueron aprendiendo.
Qué hermoso que cuando nos presentemos a Jesucristo en el día del juicio para que nos señale nuestro puesto en la eternidad, le podamos oír decir: "He oído a mi Madre hablar bien de ti".

Historia de los Cuatro Templos

Según la relación hecha por algunos historiadores desde la aparición de la Santísima Virgen hasta nuestros días, el tiempo transcurrido se puede catalogar en cinco épocas bien definidas por los aspectos diferenciales de cada una: 

1er Templo copia Copy

 

 

 

 

 

Primera: Que abarca la construcción de una choza de madera y pajas con una duración de 40 años, según lo afirma el historiador ecuatoriano señor Benjamín Endará.

Primer templo: inició la construcción de la primera iglesia pajiza por Fray Gabriel Villafuerte en 1.754

 

    

2er Templo Copy

 

 

 

 

Segunda: En la construcción de una capilla con materiales de ladrillo y cal, la que terminaba con una cúpula; época en que ya pudo llevar el nombre de arquitectónica en su mas simple expresión y en donde actuaron sacerdotes al servicio del Santuario.  

Segundo Templo: El 21 de abril de 1.769 Eusebio Mejìa y Navarro (Cura obrero), inicia la construcción del segundo templo que termino 7 años mas tarde

 

3er Templo copia Copy

 

 

 

 

Tercera: En el ensanchamiento del edificio en dirección S.O., con la intervención del arquitecto, señor Mariano Aulestía, construcción que ha durado una centuria que ha causado siempre la admiración del los peregrinos por su merito intrínseco y su atrevida construcción.​​

Tercer Templo: (1859 – 1893) Construido por el padre José Maria Burbano España y Lara. 

 

  

4to Templo Copy

 

Cuarta: En el proyecto de una plazoleta.

​Cuarto Templo: El 1 de enero de 1.916 se da inicio a la bendición de la primera piedra del actual templo, participan de su construcción los Capellanes: José Maria Cabrera, Ángel Maria Chamorro, Justino C. Mejìa y Mejìa y los arquitectos Lucindo Espinosa (nariñense) y Gualberto Pérez (Ecuatoriano).

 

 

Tomando como punto de partida la iniciación de la monumental obra del puente para formar la plaza, anotamos que el Ilmo. Señor Moreno concibió la idea de levantar un templo, capaz, de acuerdo con las facilidades modernas y que pudiera satisfacer las exigencias del pueblo católico. Los pasos dados por el Santo Prelado fracasaron por la falta de pericia de los constructores de ese tiempo y luego, el sucesor Ilmo. Medina, contrató al ingeniero civil Dr. Gualberto Pérez, quien levanto los planos del puente y los de un templo nuevo de mayor capacidad. Terminados y aceptados estos, el Dr. Gualberto Pérez encargo la ejecución de la obra al señor comandante don Abraham Giacometi. Avanzada la obra, al constructor se le cayó el puente atrasando la obra por algún tiempo, con la perdida de algunos miles de pesos que ya se habían invertido.

Posteriormente, pasado aquel desastre y concluido el puente, procedieron a la construcción de una serie de galerías, junto al antiguo Santuario, con el fin de formar la planta del nuevo templo.

Según los planos del Dr. Gualberto Pérez había que levantar tres series de galerías hasta llegar a la planta. Estos planos se encuentran en el archivo de la Capellanía. Esta serie de galerías tenían por objeto llenar el vació hasta la superficie, por medio de las bóvedas de cañón, sostenidas estas por grandes machones corridos y superpuestos formando a la vez los verticales que debían sostener las columnas del nuevo templo.